Tuesday, March 24, 2009

Activistas piden al Gobierno que detenga las redadas

Tomás Guevara
El Diario de Hoy
Lunes, 23 de Marzo de 2009

Los carteles con consignas de "Alto a las redadas y deportaciones" estaban listos y los ánimos de unos 500 activistas convocados para ayer, lunes, en las afueras del Departamento de Seguridad Interna (DHS, por sus siglas en inglés) y a tono para gritar a todo pulmón que las redadas y deportaciones de indocumentados no han parado a dos meses de haber tomado posesión el presidente Barack Obama.



Los organizadores del Movimiento por una Reforma Migratoria (FIRM, por sus siglas en inglés) y el grupo Gente en Acción Nacional (NPA) tenían prevista la actividad frente a la prensa nacional e internacional en las afueras de las oficinas de la secretaria de DHS, Janet Napolitano.

No obstante, con una ligera maniobra las autoridades de DHS convocaron a los dirigentes del movimiento para la tarde del domingo en sus oficinas centrales en Washington; bajo acuerdo, la marcha fue suspendida y han abierto un diálogo que continuará en mayo, aseguró a elsalvador.com Mary Moreno, vocera de FIRM.

Moreno dijo que al gobierno no le gustan las marchas, más cuando son tumultuosas, -por el efecto mediático que adquieren con la presencia de la prensa.

Razón que justifica la disposición de DHS de delegar a Esther Olavarría, sub-asistente de política de este departamento para calmar los ánimos de los activistas, que aseguran no pararán hasta conseguir que cesen las redadas y deportaciones y se discuta cuanto antes una reforma migratoria integral.

"Ella (Olavarria) no quiso responder la pregunta sobre una moratoria a las redadas (…) Pero al estar en diálogo con ellos es un cambio, aunque nosotros no vamos a parar de hacer presión por el cambio real que queremos. Una reforma migratoria justa", afirmó, Moreno.

Descarta moratoria

Las altas expectativas puestas en la nueva administración Obama –en cuanto a suavizar las acciones contra la inmigración ilegal-, podrían diluirse con las noticias que a cuenta gotas salen de los despachos del gobierno federal.

En una entrevista concedida por la secretaria Janet Napolitano a la cadena Univisión, el fin de semana, descartó la posibilidad de hacer moratorias para frenar los operativos contra indocumentados prófugos de la ley que realiza el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés).

"No creo en moratorias, el término es demasiado amplio, pero podemos asegurarnos de ser cuidadosos en cómo hacemos nuestro trabajo porque vamos a continuar haciéndolo", dijo Napolitano.

La funcionaria aseguró que se avanza en el desarrollo del proyecto de Reforma Migratoria que el presidente Obama enviará para su discusión en el Senado y el Congreso en los próximos meses. La propuesta del ejecutivo contendría tres aspectos medulares para abordar el tema migratorio.

"Cómo hacer cumplir la ley, la cantidad y tipos de visas que otorgamos para aumentar la migración legal al país y cómo lidiar con los que ya están aquí", reiteró la secretaria de seguridad interna.

Por su parte Elmira Palacios, portavoz de la liga NPA aseguró que en la reunión con la delegada del Departamento de Seguridad Interna se abordó la posición de Napolitano respecto a una moratoria.

"Ellos dicen que trabajarán para hacer redadas humanas y justas, pero qué humano es separar a familias y dejar a niños sin padres aquí, solo por ser indocumentados", razona la activista.

A las voces del Movimiento por una Reforma Migratoria Justa que aglutina a centenares de organizaciones a nivel nacional, se han sumado influyentes grupos como la iglesia católica que el fin de semana en Chicago, lanzó una petición para que el gobierno pare las redadas y deportaciones.

"Estoy aquí, junto con otros dirigentes religiosos y todos ustedes los reunidos aquí, y con cada familia de inmigrantes en esta nación, para pedirle a nuestro gobierno que le ponga fin a las redadas de inmigrantes y la separación de las familias", dijo el cardenal Francis George en un acto por los derechos de los inmigrantes en una iglesia de Chicago.

El jerarca de la iglesia estadounidense pidió al gobierno cumplir la promesa de reformar la legislación inmigratoria. El cardenal George impulsará este mensaje en una seria de 17 encuentros que se realizarán en distintas ciudades de EE.UU., en los que participarán también promotores de los cambios a las políticas migratorias; entre ellos el congresista demócrata Luis Gutiérrez, de Illinois.

No comments:

Post a Comment