Tuesday, March 17, 2009

No a la construcción de cárcel privada para indocumentados

Mitzi Macias
Washington Hispanic
13 de marzo de 2009

Cerca de 200 personas llegaron al poblado de Farmville a tres horas y media de Manassas para protestar por la construcción de un centro de detención para inmigrantes indocumentados cuya administración estaría en manos privadas.



La marcha encabezada por la Coalición de Pueblos Inmigrantes de VA es parte de una campaña que pretende sensibilizar a las autoridades locales de Farmville para que anulen cuanto antes el acuerdo con la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) y el sector privado.

“ La construcción de un centro de detención para inmigrantes indocumentados es una verdadera amenaza para nuestras comunidades porque al ser privada estará basada en el lucro. Lo que vende una cárcel son celdas y estás tendrán que ser ocupadas para generar ganancias, tan igual como opera un hotel”, expresó aWashington Hispanic, Ricardo Juárez, coordinador de Mexicanos sin Fronteras, una de las organizaciones miembros de la Coalición.
El nuevo centro de detención tendría capacidad para 1.200 reclusos y representará una inversión inicial de 21 millones de dólares. Las partes interesadas señalan que el proyecto establece que parte de las ganancias se destinarían al gobierno de Farmville y que generaría empleos para la administración del centro.

“ Actualmente los detenidos que entran a un proceso de deportación en el área metropolitana son trasladados a centros en Piedmont y Hampton y ahora serían trasladados a Farmville”, explica Juárez.

El gobierno federal es el que otorga los fondos para la construcción de nuevos centros y es el responsable de cubrir los gastos generados por cada inmigrante detenido. Se estima que el gobierno pagará entre 18 a 23 dólares diario a la empresa encargada de administrar el centro

“ Lo preocupante es que en los últimos años se le ha dado un enfoque industrial a las prisiones para inmigrantes por lo que los arrestos masivos y las redadas son considerados como fuentes de materias primas dejando a los centros de detención ganancias millonarias. El problema es que no sabemos si van a aumentar las redadas o no”, manifestó Juárez.

Se espera que empiecen los trabajos de construcción a mediados de este año, se esperaba que el centro estuviera listo para el mes de junio, pero debido a la situación financiera del país los fondos se retrasaron. El inversionista ICA-Farmville será el encargado de levantar lo que será un nuevo centro de detención regional de inmigrantes con la posibilidad de extender sus facilidades hasta 2.500 camas e incluso el proyecto contempla el establecimiento de cortes federales de inmigración.

Como parte de la campaña en contra de este proyecto la Coalición de Pueblos Inmigrantes de VA está realizando visitas a los domicilios de los residentes de Farmville y enviando cartas a las autoridades para llevar la voz de las comunidades inmigrantes y las consecuencias reales de esta medida.

“Lucrar con el dolor humano es inconcebible porque porque existen suficientes casos que ilustran que no sólo se ha detenido a criminals sino a personas cuyo único pecado ha sido estar indocumentado. Este centro mas que una cuestión de seguridad pública y control de inmigración es un negocio de tamaño industrial”, finalizó Juárez.

No comments:

Post a Comment