Tuesday, April 21, 2009

Fernando Lugo: The Eclipse of the Father

I don't understand how Leonardo Boff can continue to imply that Fernando Lugo is an "inspiring leader". Perhaps he is reluctant to appear ungrateful by calling Lugo to task for his behavior after having enjoyed Lugo's hospitality during the "Religious MERCOSUR". But there is a time and place to speak truth to power and my friend and brother Leonardo has never been shy before now.

Es facil hablar del Papa Benedicto XVI porque él no es parte de nuestra "familia" -- la familia de la teología de liberación. Es aun más importante que hablemos claro dentro de la "familia": que la explotación de mujeres pobres y vulnerables, que crear bebes y dejar las madres a criarlos solas y en pobreza no es como se debe comportar un verdadero hombre católico y cristiano. Que es tiempo para Lugo de arrepentirse y hacer todo lo posible y más que lo que la ley requiere para ayudar a esas mujeres y a sus hijos. My friend Felipe, who was deported earlier this year, made less than half of what Lugo makes as president of Paraguay, but yet he always contributed towards his children and he spent time with them.

Today we also have the depressing news that the Catholic Church has known about these children for a long time. The bishop of Ciudad del Este, Rogelio Livieres Plano, told a local radio station: "Esta es una cosa conocida ya desde hace años... es verdad que también se fueron destapando en el año 2002, 2003, 2004 y todos estos casos de Lugo lo llevaron a irse del episcopado." ("This is something that has been known for years...it's also true that it was being uncovered in 2002, 2003, 2004 and all these cases of Lugo led him to leave the episcopate.") Livieres Plano revealed that several women denounced Lugo to the papal nuncio but then withdrew their statements. He said that he tried to talk to his colleagues about Lugo's case and how it was affecting the Church but was met with a wall of silence.

Benigna, the mother of Lugo's second known child, Lucas Fernando, is furious and is not settling for anything short of either a court-ordered DNA test or an admission of paternity. She says that while Lugo gave her limited financial help at the beginning, he never showed any interest in his son. "Ni estando en privado le alzó a mi hijo y nunca le dijo: vení mi hijo." ("Even in private he never lifted my son up and he never said to him: 'Come here, my son."). She says that she confessed her relationship with Lugo to another priest who told her that she was the guilty one and should repent until her death.

Thinking of all this mess this morning reminded me of an August 2004 column by Leonardo that I think is exactly what Lugo needs to read and think about. I'm going to reprint it here in Spanish but you can find it in English here:


El eclipse del padre
por Leonardo Boff

La compleja división social del trabajo, la participación de las mujeres en la vida pública y su dura crítica al patriarcalismo y al machismo vigentes, produjeron una crisis en la figura del padre. En cierta forma surgió una sociedad sin padre o con padre ausente.

El eclipse de la figura del padre, sin embargo, desestabilizó la familia tradicional. El aumento de los divorcios, hay que reconocerlo, acarreó consecuencias a veces dramáticas. Recientes estatísticas oficiales en Estados Unidos refieren que el 90% de los hijos huidos de casa o sin residencia fija pertenecía a familias sin padre, el 70% de la criminalidad juvenil provenía de familias en las que el padre estaba ausente, el 85% de los jóvenes encarcelados crecieron en familias sin padre y el 63% de suicidas jóvenes tenían padres ausentes.

La ausencia de la figura paterna desestructura hijos/as, los deja sin rumbo en la vida y les debilita el deseo de asumir un proyecto consistente de vida. Necesitamos hacer volver al padre.

Para recuperar la relevancia de la figura del padre es importante distinguir entre los modelos de padre y el principio antropológico de padre. Los modelos varían con los tiempos y las culturas: el padre patriarcal, tiránico, participante, compañero, amigo. El principio antropológico de padre es una estructura permanente, imprescindible para el complejo proceso de individuación humana. En todos los modelos actúa el principio antropológico de padre, pero sin agotarse en ninguno de ellos. La crisis de los modelos libera el principio paterno para otras expresiones.

La tradición psicoanalítica dejó claro la importancia insustituible del padre como principio antropológico. La figura del padre es responsable de la primera y necesaria ruptura de la intimidad madre-hijo/a y de la introducción del hijo/a en el mundo transpersonal, de los hermanos/as, de los parientes y de la sociedad.

En ese otro mundo existe orden, disciplina, autoridad y límites. Las personas tienen que que trabajar, realizar proyectos e inventar lo nuevo. En función de eso tienen que tener coraje, mostrar seguridad y disposición para hacer sacrificios.

Ahora bien, el padre es la personificación simbólica de estas actitudes. Es el puente hacia el mundo transpersonal y social. En esa travesía, el niño se orienta por el padre-héroe arquetípico que sabe, puede y hace. Si le falta esa referencia, se siente inseguro, perdido y sin iniciativa. Es propio de la figura del padre hacer comprender la diferencia entre el mundo de la familia y el mundo social, donde no sólo hay amparo, también hay trabajo; no sólo hay bondad, también hay conflicto; no sólo ganancias, también pérdidas. Si los programas televisivos de entretenimento exacerban el deseo haciendo creer que el único límite es el cielo, cabe al padre mostrar que en todo hay límite, que todos somos incompletos y mortales. Realizar esta verdadera pedagogía, incómoda pero vital, es atender la llamada del principio antropológico de padre, sin la cual estaría perjudicando a su hijo/a tal vez de forma permanente.

A partir de una figura de padre bien realizada, el niño puede elaborar una imagen positiva de Dios-Padre. A pesar de las dificultades, nunca faltan figuras concretas de padres que conocemos, que se inmunizaron contra la impregnación patriarcal y dentro de la compleja sociedad moderna viven dignamente, trabajan duro, cumplen sus deberes de padres, muestran responsabilidad y determinación. De esta forma cumplen la función arquetípica y simbólica con sus hijos/as, función indispensable para que ellos maduren su yo y, sin desconciertos ni traumatismos, ingresen en la vida autónoma, hasta ser padres y madres de sí mismos.

Es por eso que seguimos insistiendo en que el Presidente Lugo tiene que reconocer su paternidad y asumir TODAS sus responsabilidades de padre frente a sus criaturas.

And we already have rumors in the press about a third child, a girl of 6-7 years of age born to a young woman who was employed by the diocese at the time Fernando Lugo was bishop. Will this story ever end?

It's time to inject some humor into this depressing subject. First, I enjoyed the comment that someone added to one of the news accounts that while Lugo is rearranging the Paraguayan cabinet he should create a new ministry just to deal with his paternity cases. And then there's this video...

No comments:

Post a Comment