Friday, November 13, 2009

Friends in the press 2: Marlene Zelaya

Not to be outdone by Padre Alex, Marlene Zelaya, friend and director of the Institute for Pastoral Formation of the Spanish Apostolate of the Arlington Diocese, also got her name in today's El Tiempo Latino in connection with an article on the Institute's quinceañera retreat program.


Hacer un pacto con la vida y con Dios

En la Diósesis de Arlington organizan retiros para preparar espiritualmente a las jóvenes que van a cumplir 15 años

Por Maritza Gueler
El Tiempo Latino
11/13/2009

La jovencita dobló el papel blanco donde había escrito sus sueños, sus deseos, sus ilusiones, y lo depositó en una pequeña canasta de mimbre al pie de la virgen. Aquella mañana, Kathy Estrada, supo lo que significaba cumplir 15 años y el compromiso que asumía con ella misma, y con Dios.

Kathy había ido con sus padres al retiro para quinceañeras que todos los meses organiza la Diósesis de Arlington para las familias de sus parroquias. Un requisito necesario antes de hacer la misa de los 15 años que precede a la fiesta.

La condición es que las jóvenes vayan acompañadas por sus padres. Allí, descubren lo que significa entrar en esta nueva etapa de la vida, y también un nuevo lazo espiritual.

Este festejo, que se remonta a más de cinco siglos, tiene sus raíces en diferentes culturas. Simboliza la iniciación de la jovencita a la vida adulta, y la aceptación de responsabilidades. Los jóvenes mayas y aztecas hacían una ceremonia religiosa para dar gracias a sus dioses. Era de esperar que la muchacha contribuyera a la comunidad que la había visto crecer y la había cuidado para que lograra su transición de niña a mujer.

En algunos países latinoamericanos los 15 se celebran con una gran fiesta y con una misa de iniciación en la que la iglesia católica ha puesto énfasis en los últimos años como una forma de reafirmar el vínculo de las jovencitas con Dios.

En este país, en 2004, la conferencia de obispos católicos aprobó una liturgia especial para las quinceañeras, con la intención de reafirmar el compromiso con Dios y con la Virgen María.

Y en 2002, la diócesis de Arlington vio la necesidad de que las quinceañeras tuvieran una idea más completa de lo que es festejar los 15 años. “Esta celebración a nivel religioso es algo así como un bautizo”, dijo la salvadoreña Marlene Zelaya, directora del Instituto de Formación Pastoral del Apostolado Hispano de la Diósesis de Arlington.

“Además de ser una tradición y de tener raíces en la historia, las jovencitas tienen que dar acción de gracias a Dios. Ellas reconfirman las promesas de su bautismo y eso es una parte importante para un cristiano, que es el inicio de la vida nueva en Cristo”.

En este retiro, al que asisten entre 20 y 30 quinceañeras latinas, las jóvenes pasan una mañana o una tarde compartida con su familia y con otras quinceañeras como ellas.

En las aulas del Apostolado Hispano un sacerdote les da dos charlas. Una de ellas, es una presentación de los deberes y derechos que tienen como jóvenes dentro de la iglesia, el significado de la sagrada escritura y su importancia.

“Ésta es una oportunidad para que analicen su proyecto de vida a través de las Sagradas Escrituras”, afirma Zelaya. “Y se les hace ver que Jesús llamó a los jóvenes para que lo acompañaran, y ésta es una forma de renovar esos vínculos”.

Entre los temas fundamentales del curso, las quinceañeras reciben orientación para reflexionar sobre el papel femenino dentro de la iglesia y la sociedad.

La segunda charla del curso es sobre la Virgen María como modelo de madre y mujer. “En este punto ponemos énfasis en que ellas tienen que conservar esas virtudes”, apunta Zelaya.

Mientras sueñan con su fiesta de quince y con verse vestidas de pricesas, las jovencitas, después de ver videos sobre la vida de los santos, y de hacer los ejercicios propuestos por el sacerdote, escriben una carta a la Virgen con los secretos de sus sueños de convertirse en mujer.

Para informes sobre los próximos retiros de quinceañeras: 703-841-3883.

No comments:

Post a Comment